Connect with us

Baloncesto

JJ Barea ya no jugará con los Mavericks.

El boricua se convierte en agente libre.

Los Mavericks de Dallas tienen todo listo para dar a conocer mañana, jueves, el despido del base puertorriqueño José Juan Barea de su plantilla por lo que no iniciará ya la pretemporada con el equipo tejano.

La salida de Barea dejará a los Mavericks sin el jugador más emblemático que había dentro de la plantilla y además de ser el más respetado y querido por los aficionados.

Nadie, dentro y fuera de la organización, y sobre todo los aficionados, ha olvidado que sin la aportación de Barea, los Mavericks no tendrían en su poder el único título de campeones de la NBA que poseen.

El pasado mes, los Mavericks anticiparon la liberación de Barea, de 36 años, cuando lo firmaron con un contrato de una temporada por valor del mínimo para veteranos.

Eso le dio al equipo 16 jugadores con contratos garantizados, uno más que el límite de la lista de la temporada regular.

Fuentes cercanas al equipo dijeron que el dueño de los Mavericks, Mark Cuban, quería recompensar a Barea, un jugador clave en el equipo del campeonato 2010-11 que ha jugado 11 de sus 14 temporadas con la franquicia de Dallas, por sus contribuciones inestimables y decisivas como equipo ganador mientras estuvo con ellos.

Sin embargo, los Mavericks, que cuentan con dos bases jóvenes a los que quieren dar más minutos, como son Jalen Brunson y Trey Burke, han preferido reforzar el puesto de número dos con el fichaje del escolta Courtney Lee, de 35 años, que esperan cerrar una vez que Barea haya sido dado de baja.

Mientras que Barea espera seguir jugando la temporada del 2020-21 antes de retirarse y luego iniciar su carrera como entrenador.

De ahí, que los Mavericks hayan querido darle de baja antes que de comienzo la pretemporada y tenga más facilidades a la hora de conseguir un nuevo equipo, sin esperar al recorte final de los partidos de exhibición.

El entrenador de los Mavericks, Rick Carlisle, que siempre ha sido un admirador de Barea tanto dentro como fuera del campo, dijo que el jugador internacional puertorriqueño se encontraba entre los mejores desde que comenzaron los entrenamientos.

Barea, uno de los jugadores más bajos que hay en la NBA, se irá de los Mavericks después que la pasada temporada, a pesar tener un papel limitado volvió a ser uno de los más productivos y eficaces del equipo.

El internacional puertorriqueño regresó de una grave lesión de la rotura del tendón de Aquiles, que sufrió en enero de 2019, y pudo lograr promedios de 7,7 puntos y 3,9 asistencias con apenas 15,5 minutos por partido.

Esa aportación le hizo merecedor a ser considerado un líder valioso, a pesar de no ser parte regular de la rotación, pero decisivo como mentor de la superestrella Luka Doncic y otros jóvenes talentos que hay dentro de los nuevos Mavericks.

Barea, quien llegó a los Mavericks como novato no reclutado en el 2006 (y comenzó a usar sus iniciales (J.J.) porque el entonces entrenador de Dallas, Avery Johnson, a menudo arruinaba su nombre de pila, José Juan), tiene promedios de carrera de 8,9 puntos y 3,9 asistencias por partido, a pesar de pasar la mayoría de su carrera como reserva.

Pero la figura de Barea brilló de manera especial y que seguidores de los Mavericks siempre recordarán fue su actuación contra los Heat de Miami, en las Finales de la NBA de 2011.

Con Dallas abajo en la serie 1-2 y perdiendo el cuarto partido en el tercer periodo por más de 15 puntos, Carlisle hizo un ajuste sorpresa para colocar a Barea junto al base titular Jason Kidd en la zona de defensa.

Barea promedió 13,3 puntos y 4,7 asistencias cuando los Mavericks ganaron los siguientes tres partidos ante los Heat de las superestrellas LeBron James y Dwyane Wade que les permitió conseguir el primer titulo de campeones de la franquicia.

Barea ocupa el quinto lugar en la historia de los Mavericks con 637 partidos disputados, solo por detrás del exala-pívot alemán Dirk Nowitzki y un trío de jugadores de la década dorada de los 80 como fueron los bases Brad Davis y Derek Harper junto al alero panameño Rolando Blackman, cuyos números cuelgan de las vigas del American Airlines Center.

El base internacional puertorriqueño también jugó con los Timberwolves de Minnesota, junto al base español Ricky Rubio, y regresó a Dallas después de recibir una rescisión de la última temporada de su contrato.

Cuban ha dicho en varias ocasiones que imagina que Barea tendrá un papel con la organización de los Mavericks después de que termine su carrera de jugador.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AYUNTAMIENTO MUNICIPAL DE VILLA HERMOSA

Síguenos

PUBLICIDAD