Connect with us

Baloncesto

“El último baile” recuerda cuando Michael Jordan jugó en República Dominicana.

Diario Libre.

Los protagonistas de la noche del 12 de agosto de 1983, tanto invitados como locales, nunca imaginarían que el domingo 19 de abril los seguidores del baloncesto a nivel mundial estarían enfocados en el documental “The Last Dance” (El último baile), en el que la figura principal es Michael Jeffrey Jordan.

Precisamente esa legendaria figura vino al país con la selección de Estados Unidos que compitió contra la de República Dominicana como preparación para los Juegos Panamericanos de Caracas, 1983.

El duelo se llevó a cabo en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto de esta capital y para elevar aún más el valor del compromiso también fue transmitido por televisión. La combinación de la transmisión televisiva presentaba a Guelo Tueni como narrador, Tomás Troncoso, el comentarista y en la voz comercial Felipe Gil. “Se veía que iba a ser una estrella”, reconoce Tueni, “pero pensar que iba a hacer todo lo que hizo, uno tenía que ser adivino”. Jordan, desde entonces “era un tipo imparable”, señala Tueni. “Era el jugador del equipo”. Como anécdota recuerda que “Tomás fue con una grabadora a hacer una entrevista y Jordan lo miró de arriba abajo y siguió como si nada”. Quizás ya tenía el estigma de figura.

“The Last Dance” fue colocada en la plataforma de Netflix el lunes 19. El seriado documental narra, en 10 capítulos, la última temporada de Jordan con los Bulls de Chicago.

Ese Jordan cuando vino a la República Dominicana contaba con tan solo 20 años y encabezaba una selección en la que sus restantes 11 compañeros tenían sello de NBA, aunque solo dos de ellos fallaron en penetrar en la superliga estadounidense. Mark Price, Chris Mullin, Sam Perkins, Michael Cage y Wayman Tisdale jugaron en el Virgilio Travieso Soto contra el equipo dominicano.

La selección quisqueyana estuvo conformada por Vinicio Muñoz, Evaristo Pérez, Julián McKelly, Luis Cruz, Víctor Hansen, Edgar de la Rosa, Winston Royal, Héctor Báez, Pedro Leandro Rodríguez, Víctor Chacón, Franchy Prats y Tony Sánchez.

“Aquí ya él estaba mostrando que tenía el talento”, señala Pérez, pero advierte que en verdad es cuando Jordan se establece en la NBA que se comienza a medir al jugador que enfrentaron años atrás. Michael dio el salto en 1984. En el ’83 venía de ser escogido en el primer equipo de la NCAA.

Esos datos eran poco o nada conocidos en el país. Vale notar que ese año un celular costaba 4 mil dólares y el Internet se hace masivo en 1995, con “SixDegrees” considerada la primera red social. Era difícil conocer de Jordan, entonces. “Yo realmente no sabía quién era Michael Jordan, ni nadie en ese instante, simplemente íbamos a jugar contra la selección de Estados Unidos, un equipo preparado, alto, corre bien el contraataque, buena defensa”, dijo Muñoz. “Hay que tener la dicha y la suerte de jugar contra él antes de convertirse en la figura que fue”, dijo Pérez.

De que el talento se adivinaba estaba claro para Muñoz. “Jordan destacó cinco veces más por encima de sus compañeros, un juego limpio, depurado, se veía fuera de grupo, muy fuera de grupo”, dijo El Fino.

Como punto anecdótico, Muñoz tiene en su memoria que para él “el recuerdo más lindo de eso no fueron los 30 puntos” que le encestó a Estados Unidos, sino que “cuando el juego terminó fueron a preguntarme en qué universidad jugaba yo. Nunca habían oído hablar de mí, que no sabían que este país tan pequeño tuviera jugadores así, pero no solo yo, sino también otros del equipo”.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AYUNTAMIENTO MUNICIPAL DE VILLA HERMOSA

Síguenos

PUBLICIDAD